El problema de hacer fotos con el móvil

Miles. Cientos de miles. Millones de fotos se hacen cada minuto hoy por hoy con móviles de última generación. “La única cámara que desearás tener” rezaba hace poco la publicidad de una de las grandes marcas. Técnicamente, es una maravilla que un aparatito de estas dimensiones saque esas fotos. Pero cuidado: todo lo que veis de fotos tomadas con esos móviles en su publicidad es justamente eso, publicidad. Esas fotos están, en su gran mayoría, hechas por fotógrafos profesionales en las circunstancias óptimas de iluminación para que el dichoso aparato funcione correctamente.

Sin embargo, abres una imagen en Photoshop extraída de un móvil (cualquiera) y verás que dista muchísimo de tener una calidad comparable a cualquier cámara reflex decente. El motivo: el CCD y las ópticas de un móvil no pueden compararse a los de una cámara. El CCD, para no entrar detalles técnicos, es quien recibe la información y la procesa. En el caso de un teléfono, es de un tamaño mucho menor que el de una cámara. Y las ópticas… yo creo que no es necesario explicar que si una lente de una reflex tiene el tamaño que tiene, no se puede comparar con la minúscula que viene en el móvil.

Pero entonces… ¿por qué la gente utiliza tanto el móvil y no opta por una cámara?

Porque es cómodo y siempre lo llevamos encima. Con el móvil es difícil de que nos “perdamos” la posibilidad de hacer una foto, ya que siempre está a mano. No siempre llevaremos una reflex encima. Así de sencillo y así de fácil. El problema (para mí, que ya tengo una edad) es que creo que esta enorme facilidad para hacer fotos también hará que en el futuro mucha gente no tenga recuerdos.

Me explicaré: hoy por hoy la foto es la que hacemos con los amigos y luego la subimos al facebook. La foto tendrá “x” me gusta y estará en la red uno o dos días. Luego… desaparecerá de nuestra memoria y la del colectivo. Es inmediata, no es perdurable. Es instantaneidad. Es levedad. Es un segundo, un momento. Pero no quedará para siempre.

Antes, en la prehistoria, uno hacía una foto, la revelaba y la plasmaba en papel. Hay muchas familias que aún conservan ese legado en papel. Pero eres joven y lo único que haces es tirar y tirar fotos con el móvil… ¿qué recuerdos tendrás dentro de 30 años? ¿Crees realmente que Facebook existirá? ¿Y las fotos que no has subido, esas que te encanta ver en tu propio móvil una y otra vez? El formato JPG es un estándar y ha estado ahí desde hace muchos años. Pero, ¿seguirá siendo un estándar dentro de 30 años?

1. Respaldar las fotos

Yo también hago fotos con el móvil. Y cada vez que hago una foto (en mi caso, con Android) en cuanto tengo una conexión wi-fi se sube a la nube a dos servicios diferentes (flickr y dropbox y, si quisiera, hasta en los servicios de google). Alucino cuando viene alguien y me dice “he perdido el móvil, y todas las fotos que tenía”. Adiós recuerdos. Con lo fácil que es tener las cosas en la nube… Pero bueno, si hoy por hoy pierden hasta los contactos cuando se les pierde el móvil…

No os puede pasar que perder el móvil signifique perder las fotos que habéis hecho de vuestro último viaje, vuestras quedadas con amigos, el cumple del hijo o del abuelo… vuestra historia.

2. Pasar las fotos a papel

El papel es caro. Imprimir fotos no es gratis. Pero sí que es una de las formas de asegurarse que esa foto la podrás volver a ver dentro de 30 años. Y si lo imprimes en papeles de buena calidad y lo mantienes en un sitio adecuado, las verás impresas como el primer día. No subestimes el valor de los recuerdos. Ahora te dará exactamente lo mismo y pensarás “qué es eso de pasarlas a papel” pero en 30 años, cuando quieras ver las fotos que haces hoy y no puedas, pues te quedará una buena parte de tu historia personal, que es la más importante, en blanco.

3. Cómprate una cámara

Las fotos de estar tomando una cerveza con los amigos las puedes hacer con el móvil, las de la disco también y cualquier evento poco relevante… adelante.  Pero si te vas de viaje… ¿Te irías solamente con el móvil? Te vas a un partido de fútbol con tu hijo y le ves la cara de felicidad… llevas a tu hija a un concierto… estás con tu pareja en San Francisco, o Tailandia, o Berlín… Ves crecer a tu hija recién nacida. ¿No te gustaría tener buenas fotos, fotos que sabes que tienen calidad y que si te da por imprimirlas vas a tener un muy buen recuerdo? La cámara tiene una ventaja también en fotografía nocturna o bajo condiciones de iluminación pobres: la gran mayoría tiene una calidad muy superior a la que tiene el móvil en situaciones de poca luz (ejercicio mental: recuerda todas las fotos que ves en discotecas donde sales fatal, no por el alcohol, sino porque la cámara hace una foto malísima: oscura, llena de “ruido” fotográfico y muy posiblemente, con “ojos rojos”… bueno y también por el alcohol 😉 ).

Aquí os dejo un ejemplo de la calidad del móvil haciendo fotos con buena luz, y con no tan buena. La primera, es la montaña de Montserrat (Catalunya).2015-04-08 11.28.31

La segunda foto, esta vez en un interior poco iluminado. Es un restaurante al que fui a hacer fotos y le pedí a la camarera que me hiciera una foto mientras las hacía. Haz zoom en la foto y verás no solamente muchísimo ruido fotográfico, sino también la poca calidad de la imagen:

2015-04-21 15.00.18

Ambas fotos han sido tomadas con el Samsugn S5 y la resolución (la cantidad de píxeles que se obtiene en la imagen) es mayor que mi cámara favorita, la Nikon D700. Sin embargo, está a años luz de la imagen que consigue esta última.

Los móviles “engañan” bastante: creemos que tenemos una fotaza porque aplicamos unos filtros y la vemos en una pantalla que por más grande que nos parezcan 5 o 6 pulgadas no es comparable a verla en un monitor cualquiera (que tienen 24 normalmente, ya ni que decir de una tv actual, 55, 65 pulgadas y una resolución de 4K o UHD…).

Conclusión

Todo el mundo tiene un ordenador. Y todo el mundo sabe que hay que hacer respaldos. Sin embargo, llega el día en que el ordenador falla, te lo roban o lo que sea… y te das cuenta que no tienes respaldo de nada. Las manos a la cabeza, un montón de trabajo perdido. A esa generación que está entre los 15 y los 35 años, adictos a las fotografías de móvil y que no tienen respaldo ni digital ni en papel… Os puede pasar lo mismo con vuestras fotos. Sería muy triste no tener ningún recuerdo en el futuro, y es probable que os pase si no tomáis medidas como las expuestas aquí… Así que… a respaldar y a imprimir.

 

By | 2015-11-23T17:54:25+00:00 Abril 22nd, 2015|Categories: El Blog|Tags: , , |0 Comments

Leave A Comment