Lo que no me gusta de Capture One frente a Lightroom

Pues luego de casi un mes de utilización del software de Phase One, el veredicto es el siguiente: me cambio a Capture One. Esta es la “segunda parte” de un post publicado antes

Calidad y ventajas

Como comenté en un post anterior, al final lo que busco en un revelador es que cuando abra un RAW el mismo esté lo mejor posible “de base”. O sea, que desde el arranque la imagen se vea lo mejor posible. Si partimos de esa base, definitivamente Capture One es mejor que LR. Al final he decidido cambiar de revelador, principalmente por este motivo. Otros motivos por los que Capture One es superior:

El manejo de color es mejor, más completo y más intuitivo

La captura conectada a la cámara es infinitamente superior. Te olvidarás de LR rápidamente y de todas sus desconecciones que no sabes por qué suceden.

Capture Pilot es diferente a Lightroom mobile (éste tiene la ventaja de dejarte editar la foto, algo que Capture Pilot no te deja, simplemente te permite ponerle estrellitas o colores para hacer selecciones) pero para la captura y selección, es mucho más fácil.

Ventajas de Lightroom frente a Capture One

Lo primero, el interfaz. Yo aún no estoy habituado a Capture One, ya que sólo llevo un mes de uso. Pero lo veo muy, muy “enmarañado”. Luego de un mes, aún dudo a dónde tengo que ir para hacer ajustes locales y otras cosas…

Los ajustes locales, además, no son intuitivos en su uso. Comparándolos con Lightroom, son una pesadilla. Hay que hacer una capa nueva, decirle si esa capa es de ajuste, clonación o de corrección… Eso LR lo hace mucho mejor: tu escoges una herramienta y la utilizas cuantas veces quieras, no haces una capa para cada cosa. Y si quieres corregir un punto en una foto, estás a un click de mouse. No a dos. La corrección con ajustes locales es lo que peor llevo.

Colorimetría. Digamos que tienes que hacer fotografía de producto. Ahí lo que quieres es que los colores del producto de tu cliente se vean perfectos. Normalmente para esto utilizas una herramienta como el ColorChecker de Datacolor. En LR es muy fácil de utilizar. Haces la primera foto utilizando el colorchecker y luego (si no cambias el esquema de iluminación) ya puedes tirar miles de fotos que sabrás que el color te quedará perfecto. Pero el ColorChecker no tiene un generador de perfil LCC para CaptureOne, como sí lo tiene para LR. Esto no es un problema de Capture One, obviamente, pero en parte sí lo es: la gente de Datacolor hace su producto para LR porque es el estándar del mercado.

Recortar una imagen. Reencuadro una imagen y para que se “aplique” ese reencuadre, tengo que escoger otra herramienta. En LR era más fácil: ENTER. En un proceso de reencuadre de muchas fotos, os puedo asegurar que al menos para mi es mucho más fácil darle al Enter que ir a buscar otra herramienta y luego volver a la herramienta de recorte para la siguiente foto. Diréis que es una tontería: pero si trabajáis realmente con muchas fotos (ejemplo, una boda), veréis que estos “pequeños detallitos” son muy molestos.

Compatibilidad entre Mac y PC. Básicamente, cuando vas a una sesión y haces una captura “tethered” lo grabas justamente en una “sesión” de Capture One. Luego llegas a casa y tienes un Catálogo maestro. Y le dices a Capture One “agrégame esta sesión al catálogo maestro” y Capture One te dice… “dónde vas”? Lo peor es que te lo dice con un código de error que vete tú a saber qué significa. Preguntado por ello al soporte técnico… Pues es que no es compatible hacer la sesión en Mac e importarla en el PC. La respuesta exacta es que tienes que andar dando unas vueltas para hacerlo y ni aún así… en fin! Tétrico. En Lightroom cuando hacía una sesión la grababa en un catálogo y ese catálogo (hecho en Mac) lo agregaba luego a mi catálogo maestro (hecho en PC).

Aplicar un Estilo no es tan fácil. Un estilo es lo mismo que un “preset” o “ajuste predeterminado” en LR. Allí, cuando estás en el módulo revelador, estás a un click de distancia de aplicar el preset que quieras. En C1, estás a más clicks. A cuatro o cinco. El problema no es hacerlo en una foto. El problema es hacerlo en decenas, cientos o miles de fotos. Además, aplicar un ajuste en C1 a varias fotos no es tan fácil como en LR. En este último seleccionas todas las fotos a las que quieres, por ejemplo, bajar 1/3 la exposición y ya está, todas ajustadas. En C1 tienes que copiar el ajuste de la primera y luego dar otro click para aplicar el ajuste a todas las demás seleccionadas. Otra vez, en vez de un click, a dos clicks de distancia.

Pero no os preocupéis, la gente de Adobe se está esmerando por hacer de Lightroom un producto muy malo y competir en desgracias con Capture One. Al momento de escribir esto, no sé si van por la versión 6.3, cada “arreglo” de la versión 6 ha ido a peor. Hay una cantidad de usuarios quejándose del nuevo LR y además… el 5 iba mucho (pero mucho) más rápido. Y un revelador, en los tiempos que corren, ha de ser esencialmente rápido. El problema es que con CC, lo que siempre tienes es la última versión (en realidad CC te vende esto como una ventaja, pero cuando escribes mal el código, pues no lo es obviamente).

By | 2016-11-16T16:22:37+00:00 Noviembre 20th, 2015|Categories: El Blog|4 Comments

4 Comments

  1. Jorge Moreno 23/11/2015 at 6:43 am - Reply

    Entiendo que digas que C1 es mejor revelador que LR, pero leyendo las desventajas que le ves al primero no entiendo que lo prefieras finalmente antes que el producto de Adobe.

    • alvarog1970 23/11/2015 at 8:04 am - Reply

      Hola Jorge, gracias por pasar y comentar.
      A mi lo que me interesa es que la foto se vea lo mejor posible. Y para ello Capture One hace un mejor trabajo y además, al menos para mí, sin ninguna duda de ello. Y cuando haces fotos, lo que te interesa es que se vean lo mejor posible, no que vayas más rápido en LR, C1 o Photoshop. Lo único que tienes que hacer, es abrir el mismo RAW en los dos a la vez. Cuando lo hagas, ya me dirás tu opinión. Saludos.

  2. David 23/11/2015 at 9:45 am - Reply

    Hola! Me ha gusatdo el articulo. Soy usuario de C1 desde hace varios meses y no me arrepiento para nada. En cuanto a sus puntos negativos que citas, creo que algunos tiene remedio. Por ejemplo el entorno es totalmente configurable. Puedes diseñar los menús totalmente e a tu gusto entre ello, poner los estilos en un lateral para que sean más accesibles. Y en cuanto a las opciones de recorte, si no me equivoco, puedes configurar que cuando se haga el recorte te muestre la mascara o sencillamente te haga el recorte como cualquier programa.
    Saludos!

    • alvarog1970 23/11/2015 at 3:38 pm - Reply

      Pues ya me puedes ir diciendo cómo hacer ambas cosas… 😉 Lo que encontré es poner la barra de estilos flotante, y eso es casi lo mismo que ir a estilos… pero luego tienes que entrar a un submenú, luego a otro…
      Y tampoco sé dónde configurar que luego de hacer el recorte le dé al Enter y me quede la foto con el recorte que quiero. Gracias por participar y colaborar!

Leave A Comment