Primera impresión

Lo primero que te llamará la atención cuando saques la cámara de la caja, es su pequeño tamaño. Es una cámara que podríamos llamar minimalista. Pero tiene una gran ventaja: el grip (el agarre) es muy bueno. A diferencia de mis otras dos cámaras de Fuji, la X-T3 y la X-T4, el agarre es maravilloso. Algo que llama la atención porque las otras dos cámaras de Fuji que tengo tienen un grip muy malo. Esta es un placer tenerla en la mano. Entre lo bien que va el agarre y lo poco que pesa, te puedo asegurar que si quieres hacer por ejemplo fotografía de calle, puedes ir con la cámara todo el día y no te darás cuenta de que la llevas encima. No pesa nada y es super agradable de llevar.

Este grip tiene otra ventaja. Al ser lo suficientemente grande, permite incorporar la batería NP-2235 que es la misma que tiene la T4, por lo que mis baterías ya me sirven para esta cámara pero a diferencia de su predecesora, la X-S10, ahora la batería brilla por su duración. Es una batería con más capacidad y que, según los datos de CIPA, que es el estándard del mercado, admite unos 750 disparos. En mi caso, en un shooting hice casi 1500 disparos en RAW+JPG, y la batería estaba casi al completo de su capacidad. Así que no toméis los datos de CIPA como fiables, porque siempre depende del tipo de disparador que seas.

Esta batería ampliada también es una buena noticia si lo que quieres es grabar video, y más con las especificaciones que trae esta cámara, que son potentes. El video consume mucha batería y más en los modos más avanzados como 4k 50 o 60 fps. Ahí es donde es importante tener una batería grande.

Calidad de imagen

La principal característica que a mi me interesa en una cámara es la calidad de imagen. Ojo, yo no busco RESOLUCIÓN de imagen, sino calidad. Y la calidad la defino en tres factores: la nitidez, el uso del color y el manejo del ruido. Aunque la nitidez y el color dependen mucho también del lente que le pongas delante, podemos decir que con buenas lentes la Fujifilm x-s20 da una calidad impresionante.

Lo primero, y muy importante, es saber que es una cámara de 26 mp. Si para tu tipo de trabajo 26 mp son suficientes, pues es tu cámara. Si buscas más resolución, tendrás que ir a otros modelos como la T5 o la X-H2.

Si utilizamos objetivos buenos, la nitidez es perfecta. Los colores de Fuji son increíbles. Y el manejo del ruido es bueno y (para mi gusto) utilizable hasta 3200 ISO, aunque puedes subirlo aún más (hasta 51800).

Vamos a explicar un poco el tema del ISO. ¿Qué es un ISO utilizable? Pues depende de la situación. Si quiero subir las imágenes a una agencia de stock muy exigente en este aspecto (como Shutterstock), podrás subirlo (con suerte) hasta 1600 y sin aplicar ningún software de reducción de ruido, o sea, con el ruido que te genera la cámara, pasará el control de calidad. Más allá de eso… lo dudo. Pero si lo que quieres es la foto para un cliente, estás en un evento, la luz es malísima y tienes que subir el ISO a 6400 y luego esa foto irá a Twitter (ahora X), pues también lo puedes hacer y no habrá problema y el cliente no se quejará. ¿Por qué? Pues básicamente porque el cliente, al subir una foto 6240 x 4160 a twitter, la plataforma la comprimirá y la mostrará muchísimo más pequeña, y ahí no notarás el ruido.

En cuanto al color, aunque también varía dependiendo de la lente que le pongas delante, podemos decir que los colores en Fuji son una de las características importantes de la firma japonesa. En Fuji podrás tener unas pieles increíbles, pero si tienes ganas de ponerte creativo/a, puedes utilizar diferentes simulaciones de película que son maravillosas. Y no es que tengas una o dos o tres… ¡tienes 18! Para gente que no le gusta editar sus fotos en Lightroom o Capture One, es una bendición. Y para los que editamos, te pueden dar un excelente punto de partida. O sea, yo muchas veces hago las fotos y trabajo sobre Astia o Classic Chrome, y sobre esa simulación hago la edición de la foto. Y si quiero hacer fotografía de calle, me gusta mucho la simulación de Classic Negative.

Una chica hablando por teléfono en condiciones de mala luz, Fujinon 33mm

Fujifilm X-S20, 33mm fujinon, Simulación Astia

Una chica hablando por teléfono en condiciones de mala luz, Fujinon 33mm

Estabilizador

Hay mucha diferencia entre tener un estabilizador en la cámara y no tenerlo. Tanto en foto como en video. Según el estándar de CIPA, tiene una estabilización de 7 pasos. Esto te permite hacer algo muy interesante, y es que puedes disparar sin trípode a velocidades muy bajas y no tener trepidación. A mi me gusta hacer mucho esto en fotografía de calle, donde puedes tener todo enfocado y algo que se mueva, con desenfoque de movimiento, como te muestro en esta foto.

Fotografía de calle con Fujifilm x-s20, Classic Negative

El estabilizador permite hacer fotos a baja velocidad pero perfectamente nítidaz, sin trepidación. Simulación Classic Negative.

Fotografía de calle con Fujifilm x-s20, Classic Negative

Por supuesto, el estabilizador también es fundamental para el video. Gracias a él puedes hacer, si vas con cuidado, un video muy orgánico (palabra que gusta mucho decir a los videógrafos) sin necesidad de un gimbal. Eso sí, no esperes maravillas. Te ayuda, pero NO ES una estabilización increíble como la que obtienes con el gimbal. Está muy lejos de esto, pero sin duda ES UNA MEJORA a no tener estabilizador.

Rango dinámico

También es importante el tema del RANGO DINÁMICO. El sensor, aunque es el mismo de generaciones ya pasadas de Fuji, es muy bueno y tiene buen rango dinámico, como puedes ver en la siguiente foto.

Imagen tal como sale de cámaraImagen tal como sale de cámara

El enfoque

El enfoque en la Fujifilm X-s20 es muy bueno, teniendo un rango de acierto muy alto en situaciones complicadas. Aclaremos: vamos a hablar de enfoque EN PERSONAS: enfocar un paisaje, donde pones la cámara en un tripode y el objetivo en F8 y usas un gran angular, eso lo hace hasta mi abuela la ciega.

Cuando hablamos de personas, lo que hacemos es hacer muchas veces retratos o lifestyle. Y las personas se mueven. Dependiendo de qué objetivo estés utilizando, y de la apertura, puedes venirte a casa con más o menos fotos desenfocadas en cualquier cámara. No es lo mismo hacer un cuerpo entero con un 24 mm a f/5.6 a 4 metros de la persona que un retrato a 85mm estando a 2 metros a f/1.4.

Fujifilm en las versiones anteriores como la X-T3 y la X-T4 solía fallar bastante en ciertas situaciones complicadas de luz, el enfoque al ojo era mejor no utilizarlo. Pero las cosas han cambiado mucho desde esas dos cámaras y la S20 podemos decir que es un paso en la dirección correcta. Para que esto funcionase, hay un secretito: y es que el PROCESADOR que utiliza la X-s20 es EL MISMO de las cámaras más potentes y actuales de Fuji, el X-Processor 5, mucho más potente que su predecesor y por ende, más eficaz en el enfoque. Se nota y mucho la mejora. En situaciones donde la luz es buena, brilla por un enfoque super eficaz al ojo. En situaciones mucho más complicadas, como con poca luz, modelo en movimiento y quizás algo que esté por delante del objetivo como una rama, una hoja o algo que quieras poner en el encuadre para agregar profundidad, ahí te vendrás con un porcentaje de un 15 o 20% de fotos desenfocadas. Lo cual está muy bien viniendo de donde veníamos en Fuji, pero por debajo del enfoque al ojo que ofrecen otras cámaras líderes en este aspecto.

Retrato de una chica utilizando el 56mm de Fujifilm (la versión original, no el nuevo)

Creadores de contenido

Si hay un nicho nuevo donde se venden muchas cámaras es en el mercado de los creadores de contenido. Pues aquí Fuji ha hecho una apuesta muy seria, ya que tiene un modo exclusivo en su dial para creadores de contenido. Y funciona realmente muy bien. Simplemente lo pones en ese modo, y la cámara ya está configurada para que empieces a grabarte a ti mismo/a. Y tiene detalles que van muy bien. Lo primero, la pantalla abatible. Te puedes ver perfectamente mientras te grabas, y eso es fundamental para saber si te estás encuadrando bien. Lo segundo, es que tiene conexión directa para auriculares y para micrófono externo, por lo que puedes monitorear lo que estás grabando o puedes mejorar (mucho) el audio utilizando micrófonos externos. Tercero, mientras te grabas aparece un recuadro que cambia de color si la cámara está grabando a velocidad normal o a cámara lenta. Esto va muy bien, primero que nada para saber si estás grabando, hay muchas veces que uno le da al REC y luego se da cuenta que no ha empezado a grabarse y has estado perdiendo el tiempo hablando a cámara y pensando que estabas grabando cuando no lo estabas haciendo. Lo del cambio de color también está bien, porque hay veces que quieres hacer un broll a cámara lenta y dejas ese modo y luego te pones a grabarte y si sigues en cámara lenta, pues no es plan. Si ves un recuadro rojo sabrás que te estás grabando normal y si ves un recuadro de otro color inmediatamente sabrás que no estás en el modo correcto, así que lo cambias y no generas contenido que luego no puedas utilizar por estar mal grabado.

Y además, es muy buena en el manejo de la exposición. Esto quiere decir que tu la pones en automático en este modo VLOG, y ya puedes pasar de un sitio con muy poca luz a otro con muchísima luz, y la exposición se modificará de forma automática y muy rápida.

Además, tienes una opción muy interesante que es la de «mostrar objetos» delante de la cámara. Esto es algo relativo al enfoque. Muchas veces, cuando creas contenido, muestras a cámara un objeto. Ese objeto queda enfocado rápidamente y cuando lo sacas de plano, te vuelve a enfocar a ti. Rápido y efectivo.

El video

Pero no solamente es una cámara para VLOGs, sino que también puedes grabar video perfectamente con ella. Aunque lo más llamativo es que grabe en OPEN GATE (esto es, utilizando todo el sensor), yo te comentaré otras cosas, porque esa grabación SOLAMENTE es posible a un monitor externo. Que sí, que lo tiene, y puedes llegar a 6k, pero aquí hablaremos de cosas que puedes hacer únicamente con la cámara y sin un elemento externo como un monitor de Atomos.

Dos cosas a destacar:

Modo Eterna

Si no te quieres complicar la existencia y no te gusta hacer colorización (Color Grading) en postproducción, Fuji te ofrece una emulación muy popular y bonita, llamada Eterna. Esto quiere decir que ya directamente desde la cámara puedes tener un video bonito SIN pasar por colorización. Obviamente, tienes que haber expuesto correctamente y haber elegido el correcto balance de blancos para que todo te salga perfecto, pero si sabes hacer video, esto no será un problema, y los resultados de grabar en ETERNA son fantásticos. Obviamente también puedes grabar video utilizando todas las otras emulaciones de película de Fuji, pero en el mundo del video, Eterna es el rey dentro de la gama de emulaciones de Fuji.

F-LOG2

Ahora si quieres algo más pro, puedes grabar en curva logarítmica. Y Fuji en esta cámara ha incorporado el F-LOG2, que es una mejora al F-LOG original y te permite tener un mayor rango dinámico que luego puedes trabajar en postproducción. El resultado realmente es muy bueno, y tienes los LUTs en la página oficial de Fuji para poder trabajar luego esa curva logarítmica en tu software de edición, sea cual sea. En esta cámara, que casi es una «gama de entrada» de Fuji, han puesto una curva logarítimca más avanzada de las que tengo yo en mis cámaras más caras y profesionales de Fuji, pero compradas hace ya años, como la T3 o la T4.

Focus Hunting

Sin embargo, a pesar de tener una cantidad de cosas muy positivas con respecto al video, tengo que decir que tiene un poco de Focus Hunting de forma a veces aleatoria. Te puede arruinar un plano si se va y viene de foco de repente, buscando qué enfocar. Al menos en el momento de la escritura de este texto, no es algo que esté solucionado y es algo que creo que podría solucionarse con un firmware update, pero que sepas que el problema lo tiene. Solucionable, claro está, que si tienes algo a una distancia focal fija, lo pones en manual, grabas, y hasta luego el problema. Pero en video casi siempre todo está en movimiento, y a veces esto es un problema. OJO, el focus hunting desaparece si utilizas el enfoque al ojo y estás enfocando a una persona. Sucede más con objetos.

Lo que no me ha gustado

Aunque la cámara es casi perfecta, tiene algunas cositas que a mi no me terminan de convencer.

La primera de todas, es que es tan minimalista, que me faltan botones. Y en particular, viniendo de los otros modelos de Fuji y a mi que me gustan mucho los diales, pues no me termino de acostumbrar. Y el botón para cambiar la ISO se me ha hecho un poco difícil de recordar dónde está y acceder a él.

El segundo punto, es que no es sellada y no tiene doble ranura. Esto lo puedo entender, porque no es una cámara profesional y porque el rango de precio está muy por debajo de cámaras con estas otras características.

El tercer punto, es que tiene un flash incorporado. Es un «juguetito» y desde mi punto de vista completamente innecesario. Pero cuidado: yo hago fotografía profesional y me encanta utilizar flashes, pero cuando te acostumbras a flashes profesionales, ves el flash de la x-s10 y te da un infarto. Sin embargo, para el público objetivo de la cámara, este flash puede ser perfecto. Si tienes una familia y quieres una cámara para empezar, y quieres fotografiar con poca luz, un flash así de pequeñito y ya incorporado te puede salvar en muchas situaciones, y además te puedes ahorrar lo que cuesta comprar un flash externo, más potente y mucho más grande.

El resumen

Una calidad de imagen increíble, unos colores que son marca de la casa y que no tiene ninguna otra cámara, un tamaño mínimo, muy buen video, opciones geniales para creadores de contenido… y todo eso por un precio que ronda los 1300€, es un camarón. ¿Tiene algunos defectos? Todas las cámaras tienen un PERO, y en este caso, las cosas negativas son absolutamente mínimas si lo comparas con todo lo positivo. Si te lo estás pensando, no lo pienses más, por ese precio tírate de cabeza con la Fujifilm x-s20.

Importante: la cámara la pude probar gracias a una colaboración con Fotoruano PRO que me cedió la cámara para la review en mi canal de youtube.